Todo lo que debes saber sobre la protección solar

La protección solar es algo en lo que pensamos cuando llega el buen tiempo, pero la gran mayoría de las veces cometemos errores que ponen en riesgo la salud de nuestra piel. A la hora de proteger la piel de los rayos solares y su efecto nocivo debemos tener bien claro cuáles son los productos a usar y cómo usarlos. Solo así podremos evitar quemarnos o acabar con problemas de piel.

Vamos a ver algunos de los errores que se cometen a la hora de usar la protección solar y cuál es la mejor forma de utilizarla. Hay algunos mitos y verdades que debemos conocer para no equivocarnos a la hora de cuidar algo tan importante como es la salud de nuestra piel.

Aplicar la protección solar media hora antes

Hemos escuchado esto en muchas ocasiones y realmente se ha pensado que esta era la forma más correcta de usar la protección solar. Sin embargo, puede que esto no sea del todo cierto. Con la protección solar todas las precauciones son pocas y ciertamente debemos usar el sentido común a la hora de aplicarlo. Lo de aplicar el protector solar media hora antes ya se ha quedado obsoleto porque está comprobado que actúa desde el momento en el que se echa. Además, si lo echamos con mucha antelación y usamos la ropa puede que esta quite parte del producto, lo que hará que al llegar a la playa tengamos menos sobre la piel de la que esperamos. Por eso es bueno aplicarla sin tomar el sol y cuando nos expongamos. Pero no es cierto que tengamos que echarla antes porque nos protege igual.

Usa protección solar solo en la playa

Esta idea ya es cada vez menos común pero hemos aprendido a usar la protección solar únicamente en la playa dejándola olvidada el resto del año. Para cuidar la piel debemos protegerla todo el año sin excepción. Los rayos solares pueden incidir menos directamente sobre la piel en invierno pero están ahí y sus efectos se van acumulando. Por eso es importante contar con cremas que tengan incorporada la protección solar. De esta forma zonas como el escote, las manos o el rostro estarán siempre protegidos.

Una sola aplicación te protege del sol

Este es otro error bastante común que a veces hace que nos quememos incluso cuando hemos usado la protección solar. Esto es como una crema hidratante. Si tenemos la piel muy seca con el tiempo la notaremos seca otra vez, porque la piel la absorbe y se puede diluir si vamos al agua. Con el protector solar pasa lo mismo. Debemos aplicarlo cada cierto tiempo, incluso si es de protección alta, y sobre todo después de ir al agua porque pierde eficacia. Solo así cuidaremos totalmente la piel y estará protegida de los rayos solares.

Si estamos morenos ya no necesitamos tanta protección

Seguramente habrás oído a personas decir que no utilizan protección solar porque ya están morenas. Pero esto es un error. Puede que las pieles más blancas se quemen antes, pero los efectos nocivos del sol se notan en todas las pieles. El cáncer de piel, el envejecimiento prematuro y las quemaduras aparecen en todas las pieles. Por eso todos debemos usar protección solar. Es una cuestión de cuidar la salud de la piel a largo plazo.

Si te aplicas protector no coges moreno en la piel

Esta es otra cosa que debemos olvidar. Incluso las personas que aplican un factor alto se ponen morenas. El protector permite coger un buen color sin el riesgo de quemarse o que la piel se ponga roja. Por eso no es excusa para evitar usar el protector solar.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.